COMO AUMENTAR LAS POSIBILIDADES DE CONSEGUIR FINANCIACION PÚBLICA

Hoy en día es habitual encontrarse con alguna noticia positiva o negativa referente a la financiación ya sea pública o privada. En este post analizo algunas consideraciones a tener en cuenta para todo aquel emprendedor o empresario que considere la financiación pública como una alternativa válida para emprender o hacer crecer su negocio.

Como canal entre los proyectos innovadores y las fuentes de financiación pública, desgraciadamente he recibido alguna denegación sobre algún proyecto que demuestra viabilidad técnica, comercial y financiera, requisitos indispensables por otro lado para poder optar a estas fuentes de financiación, y es que a pesar de que estas fuentes definen muy claramente los requisitos necesarios para conseguir el derecho a obtener financiación, lo cierto es que sólo cumplirlos no asegura alcanzar dicha financiación.

Debemos tener claro que todos, incluidos tus competidores pueden optar a estos mecanismos de financiación y que los fondos son limitados, aquí y en la Coca Cola, por esta razón, a pesar de cumplir los requisitos mínimos exigidos, puede ser que un proyecto se quede fuera de estas líneas de financiación si existen otros que ofrecen una solvencia inicial o potencial mayor. Es como si un compañero y tú, que queréis acceder a la misma carrera universitaria, os presentáis a la selectividad y tú obtienes un 5 y el otro compañero obtiene un 7, éste último está en una posición mejor para acceder a una plaza de la carrera. Púes lo mismo ocurre con la financiación pública, donde el grifo se abrirá más o menos en función de lo atado que tengas todos los cabos de tu negocio.

Dicho esto, veamos cuales son los “requisitos” no escritos con los que me he encontrado, durante más de 10 años buscando financiación pública para emprendedores, para ser el primer candidato en la obtención de financiación pública, los cuales detallo a continuación:

– El plan de negocio: el plan de negocio debe ser realista, transmitir de manera clara la propuesta de valor y demostrar una coherencia absoluta entre el texto y el bloque económico y financiero.

– Contar con una versión inicial del proyecto testada en el mercado: Al hablar de esto nos referimos a que se valoran mucho las evidencias reales en el mercado, por ejemplo, el desarrollo de una versión beta, en el caso de una plataforma tecnológica o la producción de un producto básico si hablamos de una empresa fabricante, aunque estas unidades se hayan producido a través de outsourcing, o prototipo creado, etc.

– Alternativas de blindaje de la innovación propuesta: Todos los negocios financiables tienen elementos significativos en los que se sustenta la propuesta de valor, pues bien, cuanto mejor blindados estén, por ejemplo, mediante patente y si es a nombre de la empresa mejor, mayor valor para conseguir financiación pública.

– Demostrar la aceptación del público objetivo: Mediante un número de ventas ya generadas, o algunos ingresos por pequeños que éstos sean. En su defecto también valoran positivamente cartas de interés de potenciales #clientes sobre los productos o servicios que ofreces o vas a ofrecer.

– Disipar cualquier duda sobre la devolución de la deuda: A pesar de que los fondos tienen un origen público y puede, erróneamente, considerarse que éstos son parecidos a una subvención, lo cierto es que la filosofía de este tipo de financiación se basa en ayudar a las empresas en las primeras fases de su actividad para que luego vayan devolviendo el préstamo y con esas devoluciones ir ayudando a otras nuevas empresas, de esta manera aportan su grano de arena para fortalecer el tejido empresarial.

– Contar con un equipo humano preparado que demuestre la solvencia del proyecto, la viabilidad técnica del mismo y que blinde la innovación que aporta quedándose dentro de la sociedad.

– Solicitar solo el dinero necesario, debemos tener claro en todo momento el dinero que necesitamos para el proyecto y no solicitar más, simplemente por el hecho de que dicha línea te dé una posibilidad de mayor capitalización, ya que inflar las cifras del proyecto provocará incoherencias con la realidad del mismo y por consiguiente el proyecto perderá credibilidad y puede resultar denegado o minorado de la financiación por debajo de tus necesidades reales para lanzar el proyecto al mercado. En este caso se cumple el refranero español que dice “la avaricia rompe el saco”.

– Estar dispuesto a renunciar al cobro de la deuda que la empresa ha adquirido con los impulsores del proyecto, lo habitual es encontrarme con emprendedores que han ido aportando recursos a la empresa y, o no han quedado reflejados en las cuentas y por lo tanto no existe no quedan reflejados en las cuentas como deuda a socios y en este caso te pedirán que capitalices dicha deuda en la mayoría de los casos.

Estas son algunas de las cuestiones no escritas que determinan la obtención de financiación pública por parte de las empresas y emprendedores. Si estás pensando en apoyarte en este tipo de fondos para crecer, tenlo en cuenta antes de presentar el proyecto y las probabilidades de obtener financiación pública aumentarán muchísimo.

Leave a comment